Generic selectors
Sólo resultados exactos
Buscar en título
Buscar en contenido
Buscar en posts
Buscar en páginas

Parquesol, un lugar para trabajar, un lugar para vivir y disfrutar. Por RK Cristino Torío

Parquesol, un lugar para trabajar, un lugar para vivir y disfrutar. Por RK Cristino Torío

Parquesol, un lugar para trabajar, un lugar para vivir y disfrutar. Por RK Cristino Torío

CATEGORÍA:

Parquesol, un lugar para trabajar, un lugar para vivir y disfrutar. Por RK Cristino Torío

🕘 9 min lectura

Fue en el año 1.994 cuando aterricé en Parquesol, recién llegado a trabajar a la ciudad desde Francia, donde cursé mis estudios de postgrado de derecho.

Cuando llegué a Valladolid para trabajar en una Consultora de Franquicias tenía que buscar casa, y SÍ, los agentes inmobiliarios también hemos tenido que buscar casas, y entendemos vuestras motivaciones y vuestros miedos cuando os veis en ese proceso.

Como os decía, la primera vivienda que alquilé estaba en el centro, en la Plaza de las Brígidas, un piso sin garaje, compartido en el que no aguanté demasiado, no me sentía en mi casa y a la semana de estar ahí decidí que tenía que seguir buscando…. Pronto llegué a Parquesol, un barrio nuevo, en el que encontré otro piso compartido, más nuevo, con garaje (fundamental jajaja) y aquí Sí empecé a encontrarme en mi casa. Tanto, que una de las personas con las que compartía esa casa, es ahora uno de mis mejores amigos, (Santi, ahora vive en Valencia y nos vemos a menudo).

Pasaron un par de años, seguí trabajando contento en la consultora de Franquicias, pero me seguía llamando el sector inmobiliario, en el que había trabajado cuando compaginaba mis estudios de derecho con el trabajo. Con el tiempo, cuando Santi se fue a trabajar a Madrid, decidí que era el momento de irme a vivir solo y alquilé una vivienda en el edificio Windsor, había comprado una parcela en el Montico con intención de hacerme una casa unifamiliar, que nunca llegué a empezar, (Parquesol ya me había conquistado y no quería irme del barrio).

Uno iba cumpliendo años, y quería una casa propia, me lancé a la búsqueda y no encontraba nada que me conquistara. En aquellos momentos, año 1.999, se estaba empezando a vender sobre plano el edificio Monterrey, en la Calle Manuel Azaña y me lancé a la compra de una vivienda sin estar muy convencido. Casualidades de la vida…, al mes de comprarme la vivienda aparece la casa de mis sueños en el edificio Prisma, pero acababa de comprar otra y la economía no daba para mucho, pero… ¿cómo rechazar esa preciosidad que me tenía enamorado? Decidí lanzarme y confiar en que podría vender la que había comprado sobre plano y así lo hice.

Como a tod@s, me costó hacer muchas cuentas para poder comprar mi casa, y entender la situación de las personas que me la habían vendido, a las que se les retrasó la entrega de su nueva casa y tuve que llegar a un acuerdo con ellos, para que siguieran viviendo en esa casa a cambio de un alquiler. Entendí que yo estaba solo y podía seguir viviendo en mi piso de alquiler y no hacerles mudarse momentáneamente con niños pequeños. Y llegó el momento en que me fui a vivir al Prisma, donde sigo residiendo.

He querido contar mi historia, para que veáis, que todos tenemos una, y que haber vivido experiencias, hace que os podamos entender más y conectar con vosotros cuando venís a RK CRISTINO TORÍO, para que nos encarguemos de la gestión de venta, compra o alquiler de vuestra propiedad. Todos somos personas, y la empatía, es una de las mejores cualidades que puede tener un profesional inmobiliario.

En todo este tiempo había dejado de trabajar en la Consultora de Franquicias, me había montado mi despacho propio, también en Parquesol, en la Plaza de Marcos Fernández, (cuando aún la plaza no existía), la vi hacer, estuvo vallada completamente hecha casi 6 meses, hasta que, por fin, fue inaugurada, y ahora se ha convertido en el corazón del barrio. En todo este tiempo yo seguía pensando en volver al sector inmobiliario….., me llamaba constantemente…. Allí empecé a hacer operaciones inmobiliarias con amigos y conocidos en el año 1.999.

A veces, la ocasión la pintan calva (jajajaja) y tuve la oportunidad de adquirir un local hasta entonces maldito en el barrio, ya que el anterior dueño había tenido una guardería en el y le habían metido en la cárcel por abusos a menores. El local, ubicado en la calle Hernando de Acuña dando al parque de Juan García Hortelano, estaba con los cristales apedreados y totalmente abandonado…, intenté alquilarlo, pero nadie quería ubicarse allí y no lo lograba. Evidentemente, había que darle un nuevo aire, y una nueva vida, y allí, sin miedos decidí montar la inmobiliaria en Parquesol en el año 2.003, alejar las cosas malas para dar confianza, profesionalidad y buen rollo al barrio, y allí empezó mi inmobiliaria a dar servicio a nivel del calle a Parquesol. En esos momentos, vendíamos muchas casas sobre plano, el barrio estaba en plena ebullición de construcción y las propiedades cambiaban de manos con mucha facilidad, se estaba empezando a gestar la llamada “burbuja inmobiliaria” de antes de la gran crisis de 2.008.-

Siempre he tenido claro que los negocios son para y por los clientes, y siempre he sabido que como decía Henry Ford “Si hubiera preguntado a mis clientes qué es lo que necesitaban, me hubieran dicho que un caballo más rápido” al cliente hay que escucharle y entenderle, para saber lo que necesita, pero también en base a esa escucha tenemos que ser lo suficiente hábiles para ofrecerle lo que a veces no saben verbalizar pero que les gustaría. Es como los Smartphones, no sabíamos que los necesitábamos hasta que empezamos a utilizarlos. En este sentido, siempre he querido que mi inmobiliaria fuera puntera en cuanto servicios, herramientas, pero sobre todo en una cosa… “poner al cliente en el centro de todo lo que hacemos y defender sus intereses por encima de los nuestros propios” sólo así, podemos vivir de las recomendaciones, personas que han utilizado nuestros servicios, y, satisfechos, quieren quedar bien con las personas que conocen y recomendándonos como profesionales saben que no van a fallar.

En todo este tiempo crecimos, y eso nos hizo que necesitáramos más espacio para poder dar las mejores instalaciones a nuestros clientes. Así, nos cambiamos a nuestra ubicación actual, en la calle Manuel Azaña 17 bajo. Aquí llevamos desde 2.007 ofreciendo lo mejor de nosotros mismos al mercado. Aquí hemos pasado la peor crisis que recuerda el sector, y desde aquí fuimos los únicos que quedamos en el barrio para seguir dando servicio junto con nuestros compañeros de Apisol. Cuando todos abandonaban el barco, algunos nos mantuvimos firmes, aún a costa de nuestra economía para seguiros atendiendo.

En esos años de la crisis, que recuerdo con auténtico pavor, había días que llegaba a mi casa tan triste, que rompía a llorar por las historias que me habían contado ese día, por las situaciones que había vivido, embargos, lanzamientos…. Cosas que es mejor que no vuelvan a pasar, porque destrozan a las familias y dejan tocadas a las personas para siempre.

En esos años, es cuando también vi y noté la confianza de nuestros clientes en nosotros, cuando aprecié como valoraban que siguiéramos dando servicio en el barrio y que no les abandonáramos, cuando descubrí como pueden unir las desgracias y sobre todo cómo seguir dando luz y esperanza, viviendo nuevas historias, viendo como llegaban nuevos vecinos al barrio y como poco a poco, todos íbamos contribuyendo a mejorar esa situación.

En todo este tiempo no hemos parado de formarnos, porque la formación es la clave para el gran cambio, hemos traído a la ciudad la mejor formación inmobiliaria para nosotros y para nuestros compañeros de Redivall (la asociación de inmobiliarias más numerosa de Valladolid de la que fui fundador y Presidente durante 4 años), de viajar por el país conociendo cómo trabajan las inmobiliarias más punteras, incorporando sistemas, procesos y procedimientos que den seguridad a nuestros clientes, nuevas acciones de marketing que garanticen que las casas que vendemos estén en el mejor escaparate de la ciudad, porque de cómo presentemos las casas hará que las podamos vender al mejor precio de mercado, pero sin renunciar a la esencia, “escuchar y entender a nuestros clientes”.

Formarnos nosotros y nuestros compañeros es fundamental para dar lo mejor a nuestros clientes. Fue también Henry Ford quien decía, “Formar a los empleados y que se vayan sale caro, pero más caro sale no formarles y que se queden” jajaja, gran reflexión que siempre he querido aplicar en mi empresa.

Parece que ha pasado mucho tiempo desde entonces, incluso los milenials, que ahora nos compran viviendas no tienen conciencia de que eso haya pasado, pero sí, pasó y lo superamos, y nos hizo más sabios, más fuertes, más justos y más conscientes de que la vida es tan bonita que cambia en segundos para bien y para mal.

En el año 2.016 el cambio de tendencia se hizo patente y empezamos a ver normalidad en el mercado, tras ocho años de bajadas constantes. En ese momento, nos dimos cuenta de que el mercado había cambiado y no volvería a ser el mismo que conocíamos. Los clientes demandaban otros servicios, otras herramientas y se vinculaban con otra publicidad.

Nuestra inmobiliaria experimentó en esos años un gran cambio en cuanto a la organización y empezamos a mostrar esos cambios a través de nuestros “seminarios de vendedores” que hacíamos hasta antes de la pandemia de manera regular en el centro cívico. En estos seminarios acercamos a las personas interesadas en vender su casa nuestra forma de trabajo, les explicamos cómo ha cambiado el mercado y porqué en algunas ocasiones, personas que venden su casa no obtienen los resultados que pretenden, o no consiguen venderla. Y cómo nosotros podemos hacerlo por ellos, dándoles mayores beneficios que si lo hicieran solos y sobre todo la seguridad de que el proceso se va a realizar sin sorpresas desagradables. En definitiva, queremos seguir ayudando a crecer más y mejor al barrio y a que sus vecinos tengan lo mejor.

Nuestra propuesta de los seminarios para vendedores pronto fue calando en todas las ciudades de España, siendo replicada por los inmobiliarios más importantes del país, pero, sobre todo, fue muy bien acogida por nuestros clientes y por las personas que querían vender su casa. Esta difusión hizo que nos nominaran para los Premios de Marketing Inmobiliario en Inmocionate 17 y que quedáramos finalista consiguiendo el tercer puesto a nivel nacional. Esa acción no quedó ahí, sino que pronto se expandió a Sudamérica a través de Argentina y de nuestro compañero Marcelo Di Mitrio, que dispone de tres oficinas inmobiliarias en Buenos Aires, y de ahí a otros países como Perú, Uruguay, Ecuador, Panamá, República Dominicana…., esta acción junto a otras cosas han hecho que, desde aquella época, no haya parado de dar cursos de formación en distintos países y en las principales ciudades de España, por eso el título de RK CRISTINO TORÍO DE PARQUESOL AL MUNDO.

En estos años, hemos viajado a Estados Unidos para traeros siempre lo más puntero y lo mejor. No en vano en el año 2018 incorporamos el sistema Matterport de visita virtual a nuestra carta de servicios y para todos nuestros clientes. Este sistema, que aún hoy en día es novedoso en el país, hace que se puedan visitar las propiedades desde tu casa, como si lo hicieras in situ, pero además lo trajimos para todos nuestros clientes. El sistema matterport, suele usarse en viviendas de lujo, nosotros, quisimos popularizar el lujo, y como todos nuestros clientes merecen lo mejor, utilizamos el sistema para todas las propiedades la más caras y las más baratas.

En este tiempo, hemos mejorado tanto, nos hemos formado tanto, hemos innovado tanto…., que nuestros vecinos, pueden tener la SEGURIDAD que les daremos el mejor servicio, al nivel de las principales agencias inmobiliarias del mundo, pero a unos precios de Valladolid. Nos sentimos orgullosos de seguir ofreciéndoles lo mejor, de escucharles, de entenderles y de explicarles el porqué de casa cosa para poder ofrecer los mejores servicios en la venta y en el alquiler de su casa, y darles siempre la seguridad de que con nosotros harán los mejores negocios.

Nos sentimos orgullosos de estar en este barrio, de seguir ofreciéndoles todo lo mejor, pero sobre todo de estar a vuestro, viendo crecer y mejorar el barrio donde trabajamos, donde invertimos, donde vivimos y disfrutamos.

Han pasado 18 años desde que abrimos nuestras puertas en el barrio y en todo esto tiempo sólo podemos daros las GRACIAS y seguir como siempre a vuestra disposición, haciendo que con nosotros ganéis siempre y que os sintáis escuchados.

www.rkcristinotorio.es

(Votos: 0 Promedio: 0)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable: Parquesol.es
Finalidad: Gestión de los comentarios de las publicaciones
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Los boletines electrónicos o newsletter están gestionados por entidades cuya sede y servidores se encuentran dentro del territorio de la UE o gestionados por entidades acogidas al acuerdo EU-US Privacy Shield.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. Si no facilitas los datos solicitados como obligatorios, puede dar como resultado no poder cumplir con la finalidad para los que se solicitan

  LO ÚLTIMO EN LA WEB

  NEGOCIOS ADHERIDOS

ÚLTIMAS NOTICIAS DE PARQUESOL

NEGOCIOS ADHERIDOS A LA WEB

PROYECTO PARQUESOL.ES

Parquesol.es tiene como objetivo reunir toda la información relativa al barrio de Parquesol y a su comercio local.

CONTACTO

Esta obra se encuentra está bajo una licencia de Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional de Creative Commons.

Copyright © PARQUESOL.ES

Web del barrio de Parquesol, Valladolid.

error: Alerta: ¡El contenido está protegido!
Ir al contenido